Colombia,  Destacado

Más allá de los estereotipos: Una nueva visión de Colombia.

Escrito por: Miguel Reyes, periodista de viajes

Colombia es muchas veces un enigma para los extranjeros. Algunos hablan de las maravillas naturales y de la amabilidad de su gente, pero otros se han enfocado en resaltar los capítulos de las drogas y la violencia. Por eso, muchos extranjeros se preguntan cómo es este país hoy en día.

Con la intención de ver la nueva cara de Colombia llegaron más de 300 estudiantes de más de 30 nacionalidades de Wharton School, la escuela de negocios de la Universidad de Pensilvania. Medellín, Cartagena y Bogotá fueron los destinos que visitaron, muchos de ellos por primera vez. Este es el recuento de lo que vivimos durante una semana con Vaová, una empresa de turismo enfocada en organizar viajes de grupos universitarios  para mostrarles “la Colombia que amamos los colombianos”, en palabras de Juan Pablo Toro, gerente y fundador de Vaová.

La primera parada fue en Medellín, la ciudad de la eterna primavera. Sin duda el clima de esta ciudad enamora a muchos, pues en ningún momento del año es demasiado caliente ni demasiado frío. Las montañas y la vegetación deleitaron a muchos, pero ante todo, la mayoría quedó sorprendida con la amabilidad de su gente

“Poco a poco, fui dejando a un lado los estereotipos y descubrí una ciudad que cuenta con el mejor clima y con la gente más amigable que he conocido”.

Estudiante de Wharton
Traducción al español por: Jonathan Ruádez

Una de las características de Vaová es que ofrece planes para todos los gustos. Tuvimos la oportunidad de escoger entre una variedad de actividades y realmente todas fueron atractivas. Desde hacer paragliding o visitar una finca cafetera, hasta salir en un party boat y conocer una de las mejores discotecas de la ciudad. Definitivamente, hay opciones para todos los gustos.

La primera noche el grupo cenó en un exclusivo restaurante y luego tuvo una fiesta privada en Charlee, una discoteca en el techo de un edificio en el barrio El Poblado.

A la mañana siguiente tomamos un bus para subir a la piedra del Peñol, una roca inmensa que tiene vista a una reserva de agua donde se levantan pequeñas islas. La historia de este lugar es interesante. Entre 1970 y 1980, las Empresas Públicas de Medellín (EPM) inundaron 6,000 hectáreas de tierra para construir el embalse hidroeléctrico más grande del país. Todo lo que había quedó enterrado, solo está el recuerdo de la cruz de la iglesia del pueblo que aún hoy se levanta sobre el agua.


En ese punto muchos de los viajeros ya se daban una idea de la transformación que ha tenido el país y en especial esta ciudad. En los 80 y 90, Medellín era realmente peligroso. Estaba en manos de la mafia del cartel de Medellín, encabezado por Pablo Escobar. Pero a partir del nuevo milenio ha ocurrido una transformación que ha sido ejemplar alrededor del mundo. Hoy es una de las ciudades más innovadoras del mundo, la infraestructura es una de las más avanzadas en el país y la gente tiene un sentido de pertenencia admirable.

“Antes, solía relacionar esta ciudad con Pablo Escobar. Hoy, lo hago con la sonrisas de su gente, sus paisajes espectaculares y los momentos valiosos que he vivido en este viaje”

Estudiante de Wharton
Traducción al español por: Jonathan Ruádez

Luego de subir a la piedra recorrimos las aguas en un party boat que muchos recuerdan como una de las mejores experiencias del viaje.

“Vaová se encargó de todo lo que necesitabamos para pasar un momento inolvidable: música, bebidas, comida, entretenimiento… nunca nos hizo falta nada”.

Estudiante de Wharton
Traducción al español por: Jonathan Ruádez

La segunda parte del trek fue en Cartagena. Aquí lo primero que salta a la vista es la arquitectura. Esta ciudad tiene una historia apasionante y en su atmósfera sigue viva. Se caracteriza por la fiesta y el lujo, y por la hermosa arquitectura y los colores del centro histórico.

Sin embargo, esa es solo una cara de la ciudad. “La desigualdad social es algo notorio. De un lado están los restaurantes y bares más finos del país muy cerca de barrios de invasión”. Vaová es consciente de la importancia de apoyar a las comunidades menos favorecidas y de apoyar en lo posible a los productores locales, por lo que se ha enfocado en crear relaciones con locales.

“Vaová no es una agencia de turismo común y corriente. Es la nueva forma de viajar: apoyamos a las comunidades y convertimos a los turistas en locales”.

Juan Pablo Toro, CEO de Vaová

En Cartagena también tuvimos una tarde espectacular en las islas del Rosario, a donde llegamos en lanchas y nos tenían preparado almuerzo y fiesta en una playa de aguas cristalinas. Las islas del Rosario son una maravilla natural.

La logística del viaje fue algo que algunos estudiantes destacaron. 20 miembros del staff viajaron con el grupo para que todo saliera en orden. A pesar de ser 300 personas, Vaová tuvo la suficiente organización para hacer todo muy fácil para su cliente. Las camisetas reconocibles fueron muy útiles, por que siempre era fácil encontrar a alguien para pedirle ayuda.



Estos viajes demuestran que hay infinitas formas de viajar y en esa materia Vaová está dando un paso adelante. Gracias a esta empresa, Colombia cada día ha tomado más fuerza como destino para extranjeros. En este momento es el destino más popular para estudiantes de maestrías en Estados Unidos, junto a Japón e Israel.

“Me encantó que el equipo estaba conformado por jóvenes aventureros. Estaban siempre ahí para lo que necesitáramos e incluso hicimos amistad con ellos. Vivir una gran experiencia como esta, con una compañía tan joven, fue una sorpresa verdaderamente placentera”.

Estudiante de Wharton
Traducción al español por: Jonathan Ruádez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *